Cómo te puedo ayudar como psicóloga si sientes ansiedad

La ansiedad es cada vez más común y frecuente, siendo una de las principales razones por las que miles de personas acuden al psicólogo cada mes. En este artículo, quiero hablarte de ella y de la manera en que tu cuerpo la utiliza para contarte cómo se siente. Veamos por qué la ansiedad es una mensajera y cómo te puedo ayudar como psicóloga si sientes ansiedad.

LA ANSIEDAD: UN MENSAJE DE TU CUERPO

Sentir ansiedad es mucho más que un estado de inquietud o preocupación. Es un mensaje de tu cuerpo.

Imagina por un momento que tu cuerpo tiene su propio lenguaje, una forma única de comunicarse contigo a través de sensaciones y experiencias, tanto internas como externas.

Ante una situación incómoda o adversa, tu cuerpo y mente responden. ¿Cómo lo hacen? Traduciendo esas experiencias en sensaciones físicas y emocionales que pueden ser muy desagradables. Claro, esta respuesta altera tu sistema nervioso y puede afectar a cómo reaccionas ante estas circunstancias.

Por tanto, la ansiedad no es simplemente un estado emocional; es la voz de tu cuerpo indicándote que algo no está bien, que hay un desequilibrio o una necesidad que debe ser atendida. Reconocer y entender este mensaje es el primer paso hacia el cuidado de tu bienestar.

Frecuentemente, tras la cortina de la ansiedad, encuentras conductas compulsivas que emergen como intentos de evadir esa sensación incómoda. Trabajar en exceso, comer sin control o dejar de hacerlo, fumar, consumir alcohol… pueden parecer soluciones momentáneas, pero lejos de resolver el problema, solo sirven para amplificar la incomodidad y la insatisfacción.

 

LA ANSIEDAD NO ES TU ENEMIGA, SINO TU ALIADA

En la búsqueda del bienestar, es importante que mires la ansiedad desde la amabilidad y curiosidad. No la veas como una enemiga, sino como una aliada que te señala eso que necesita tu atención.

Detente a escucharla y no solo podrás aliviar sus síntomas, sino también tomar las riendas de tu vida. En terapia te ayudo a seguir los siguientes consejos:

  • No luches ni intentes controlar lo incontrolable. Escucha a tu cuerpo y valida tus emociones.
  • Sé consciente de lo que tu cuerpo te dice mediante las sensaciones: cómo sientes la ansiedad en tu cuerpo (temperatura, tensión, respiración, mareo…).
  • Canaliza y libera tus emociones haciendo ejercicio, técnicas de respiración, escritura o hablando de cómo te sientes.
  • Libera la mente de preocupaciones, centrándote en el presente y sin buscar anticiparte al futuro.
  • Cuando estés tranquil@, explora la situación que te genera incomodidad, dolor o malestar.
  • Observa dentro de ti e identifica con qué emociones o miedos te conecta tu ansiedad. ¿Estás haciendo algo que no quieres? ¿Qué te duele o te preocupa? ¿Tienes la vida que quieres tener?
  • Pregúntate qué necesitas: cambiar de trabajo, de pareja, poner límites, descansar… e indaga en cómo puedes satisfacer esa necesidad.
  • Observa qué sueles hacer para no sentir ansiedad y si tienes conductas compulsivas y adictivas.

En terapia, te enseño a escuchar y a abrazar a tu ansiedad, en vez de luchar contra ella como si fuese tu enemiga. Entenderla es el primer paso para sostener y aliviar la sensaciones desagradables que produce la ansiedad. Esto te permitirá regular tus sensaciones, responder a las situaciones de una manera más amable, usar recursos para abordar tus emociones y desarrollar una conexión más profunda contigo misma/o/e. ¿Te animas a empezar?

 

Si te ha gustado este post sobre «Cómo te puedo ayudar como psicóloga si sientes ansiedad « seguramente te interesará…

 



Ir al contenido