Hoy te hablo, como psicóloga, sobre autocompasión y diálogo interno

En tu viaje personal, tu diálogo interno puede ser un puente hacia la paz o un camino hacia el sufrimiento. La autocompasión resulta esencial para nutrir una relación sana contigo mism@.  En este artículo, exploremos juntas/os/es cómo mejorar tu bienestar aplicando autocompasión a tu diálogo interno.

LA IMPORTANCIA DEL DIÁLOGO INTERNO

Cuando hablas con una persona desagradable y no te gusta lo que te dice, puedes dejar de escucharla. Pero ¿qué pasa si quien te dice cosas negativas eres tú misma? No puedes huir de esa voz interna, ni rechazarla, pero sí puedes aprender a relacionarte contigo mism@ y tratarte de una manera más amable.

 

¿DÓNDE SURGE Y QUÉ DETERMINA EL TIPO DE DIÁLOGO INTERNO QUE TENEMOS?

Desde la infancia, has acumulado experiencias y mensajes del exterior, que han moldeado la manera de verte y relacionarte con el mundo. Es como si tuvieras una grabadora que ha marcado profundamente tu discurso interno.

Por ejemplo, si de niña/0/e tu madre o padre no eran afectivos y solo te reconocían si sacabas buenas notas, o por la consecución de un logro, puede que hayas asumido que tu necesidad de afecto no va a ser cubierta y que tu valor personal depende del reconocimiento y el refuerzo externo. En resumen, puede que pienses “necesito hacerlo todo bien para ganarme el amor de quienes quiero”.

 

La repetición fortalece el discurso

¿Sabes qué pasa con el diálogo interno? Que cuanto más repites lo mismo, más fuerte se hace ese discurso. Volviendo al ejemplo de la grabadora, si solo escuchas una y otra vez la misma cinta, lo que oyes cada vez es más fuerte y más real para ti.

Por desgracia, tu diálogo interno puede ser muy destructivo y tu peor enemigo. Pero tengo una buena noticia, y es que también puede ser tu mayor aliado si lo ligas con la autocompasión.

 

CÓMO TENER UNA MEJOR RELACIÓN CONTIGO MISM@ MEDIANTE LA AUTOBSERVACIÓN Y LA AUTOCOMPASIÓN

La autoobservación consiste en prestar atención consciente a tus pensamientos y emociones sin juicio. Al observarte, puedes identificar patrones de pensamiento negativos o autocríticos y comenzar a transformar tu diálogo interno en uno más amable y compasivo.

Reconoce tus pensamientos, pero desde la distancia

Reconoce tus pensamientos y toma distancia de ellos, recordando que no eres lo que piensas, sino quien piensa. Sigue estos tres consejos para identificar tus patrones de pensamiento:

  1. Observa conscientemente en lo que piensas.
  2. Observa en lo que te dices: identifica la narrativa que te cuentas y cómo te hace sentir.
  3. Observa en lo que haces e identifica si lo que haces te da paz, o te la roba.

 

 

Practica la autocompasión

Practicar la autocompasión significa permitirte ser imperfect@ y saber que no pasa nada por serlo. Adoptar una actitud compasiva hacia ti misma te permite:

  1. Darte el permiso de equivocarte, de querer hacer algo y no ser capaz.
  2. Ser amable contigo mism@.
  3. Liberar el sufrimiento.
  4. Generar oxitocina y opioides endógenos, aliviando las emociones intensas y desagradables.
  5. Mejorar tu vínculo con el exterior.
  6. Ser más empática con las  personas.
  7. Suavizar la voz interna negativa y escuchar lo que necesitas.
  8. Conectar con recuerdos de manera más amable.

 

Mejorar tu diálogo interno mediante la autocompasión fortalecerá partes de tu cerebro relacionadas con la felicidad, la resiliencia y te ayudará a estar en sintonía con tu entorno. Como psicóloga, estoy aquí para ayudarte a conectar con el lado más amable de tu interior.

 

 



Ir al contenido