Cómo acompañar como psicóloga a padres y madres de hija/o/es que padecen trastornos de alimentación

Lidiar con un trastorno de alimentación (TA) es una situación difícil para quien lo vive, pero también para su entorno familiar. Como cuidadxr, puedes sentirte solx, perdidx y no saber cómo actuar.

Permitirte ser acompañadx y trabajar en conjunto con profesionales especializados en TA, te brindará apoyo y una perspectiva conjunta, y sobre todo, podrá agilizar el proceso de recuperación.

 

¿CÓMO PUEDE UNA PSICÓLOGA ACOMPAÑARTE EN ESTA DELICADA SITUACIÓN? 

Uno de los principales objetivos es orientarte e informarte sobre el TA. Un trastorno de alimentación vamás allá de un problema con la comida y la alimentación. Supone algo más profundo relacionado con las experiencias, los valores, las creencias y las emociones de la persona que lo sufre. En esta publicación te cuento un poco más sobre qué hay detrás de un TA.

Antes de seguir, me gustaría que te hicieras esta pregunta:

¿Cómo sueles reaccionar a los síntomas asociados al trastorno de alimentación?

Tu tendencia es ¿sobreproteger a tu hija/o/e y ser tú quien toma las decisiones? ¿sueles responder con indignación, crítica y enfado? O más bien ¿tiendas a ignorar lo que sucede porque duele ver esa realidad y esperas a que algún día pase?

Ninguna es mejor ni peor que otra, son solo algunas de las respuestas instintivas que se suelen tener en un intento de ayudar. Pero lo que es evidente, es que no son adaptativas ni para ti, ni para la tu hija/o/e. Te hago estas preguntas porque están relacionadas con el método Maudsley, ofrecido por el equipo de Janet Treasure, del hospital Maudsley de Londres, y que yo uso en terapia. Te hablaré sobre ello en otro post.

Como padre o madre, puede resultarte así más fácil identificar desde qué lugar reaccionas, entender cuál es el nivel adecuado de emocionalidad, de dirección y gestión de la situación.

 

CONSEJOS PRÁCTICOS PARA PADRES Y MADRES SOBRE CÓMO ACOMPAÑAR  DURANTE EL PROCESO DE UN TA.

Entender este proceso y actuar con compasión y paciencia son clave para lograr la recuperación de tu hija/o/e. Para lograrlo, te brindo algunos consejos:

1.    Infórmate y explora

El primer paso es adquirir un profundo conocimiento sobre los trastornos de alimentación: entender sus tipos, funciones y tratamientos disponibles. Es crucial contactar con profesionales que puedan ofrecer una perspectiva clara y comprensiva, facilitando el camino hacia el entendimiento y la empatía.

2.    Escucha y no juzgues

Ofrece un espacio seguro donde la persona se sienta libre de juicios. Escuchar sin juzgar y validar sus sentimientos fortalece la confianza y el vínculo emocional. No fuerces la conversación, respeta su momento y elige bien el lugar para hablar del tema.

3.    Valora su esfuerzo, sin comparar ni exigir

Cada persona tiene su ritmo y hay que respetarlo. No intentes forzar su proceso, ni compararlo con el de otra persona.

4.    Comunícate desde el “yo”

Para no generar más culpa, habla de cómo tú te sientes o percibes a la persona o la situación en vez de señalar lo que está pasando. “Siento que llevas triste muchos días”; “he percibido…”

5.    Anima y apoya para que pueda buscar ayuda profesional

Muchas veces lo que les motiva a venir a consulta es que un familiar les haya apoyado y motivado a hacerlo. Anímalo a acudir, pero no lo obligues. Respeta su ritmo.

6.    Evita hacer comentarios sobre su apariencia física o el tamaño de su cuerpo

La persona con TCA no cambiará su forma de ver su cuerpo porque le digas cómo lo ves tú. Necesita ayuda profesional y hacer este tipo de comentarios puede que solo agrave más la situación.

7.    No intentes ser su terapeuta ni hacerte cargo de la situación

Apoyar a un ser querido que pasa por un TCA puede ser emocionalmente agotador y puede llevarte a la fatiga por compasión. Busca apoyo profesional y practica tu propio autocuidado para manejar estos retos y poder seguir siendo un pilar de apoyo para tu hija/o/e.

 

Si quieres contactar conmigo, soy psicoterapeuta especializada en trastornos de conducta alimentaria y puedo ayudarte en este proceso.

 

SI TE HA GUSTADO ESTE POST SOBRE «Cómo acompañar como psicóloga a padres y madres de hija/o/es que padecen trastornos de alimentación»   SEGURAMENTE TE INTERESARÁ…

 



Ir al contenido